MEDIACIÓN FAMILIAR

La mediación familiar es un procedimiento  voluntario que favorece la gestión y resolución positiva de conflictos familiares en el que las partes solicitan y aceptan la intervención de un mediador, profesional, imparcial, neutral y sin capacidad para tomar decisiones por ellas, y se centra en alcanzar acuerdos y compromisos ante situaciones de separación y divorcio, crisis de comunicación, discrepancias intergeneracionales y otros problema de convivencia.

Se facilita un espacio de escucha y acompañamiento a  las partes,  mediante sesiones individuales o grupales, tratando de potenciar y favorecer los recursos de los miembros de la familia, así como de mejorar sus relaciones para que sean capaces de encontrar soluciones a sus problemas.

Lo que se pretende es transmitir habilidades de comunicación, asertividad (poder expresar las opiniones y los puntos de vista, sean correctos o no), identificación de emociones, empatía, escucha activa.

¿CUÁNDO?

"    COMO METODO PREVENTIVO, antes de que pueda surgir el conflicto.
"    COMO METODO DE REPARACION, después del conflicto para restablecer la confianza y evitar conflictos futuros.
"    Conflictos entre familiares o parientes, unidos por consanguinidad o afinidad:
"    Normalmente hasta el 4º Grado.
"    Conflictos prenupciales y parejas de hecho.
"    Ruptura matrimonial o de pareja.
"    Personas adoptadas con su familia biológica.
"    Empresas familiares.
"    Conflictos intergeneracionales.
"    Conflictos de herencias.
"    Discrepancias entre los progenitores sobre cómo educar a sus hijos.
"    Diferencias  entre hermanos en la toma de acuerdos sobre qué hacer con sus padres mayores.

VENTAJAS

1.    Un proceso de divorcio menos traumático psicológica y emocionalmente. La pareja se rompe, la familia continúa…
2.    Al ser un procedimiento flexible pueden decidir qué puntos negociar  y tratar aunque carezcan de relevancia legal, adaptándose  mejor a las necesidades  y circunstancias del núcleo familiar pudiendo ser distintos a los que acordaría el juez.
3.    Que sea la propia pareja la que decida sobre los términos de su separación, y no un tercero, un juez, ajeno a su forma de vida.
4.    Trabajar en un clima de colaboración y respeto que disminuya la tensión.
5.    Que los acuerdos que se produzcan a través de la Mediación Familiar sean duraderos en el tiempo, evitando nuevos procedimientos judiciales.
6.    Un proceso más corto y más económico que si se inicia un procedimiento contencioso en los juzgados.  
7.    Mantener una vía de diálogo entre la pareja por el bienestar de sus hijos/as. 
8.    Conservar unas adecuadas relaciones familiares con la familia extensa, primos, abuelos, tíos, etc.
9.    Se mantiene la autoridad de los padres y se salvaguarda a los hijos del impacto emocional que para ellos supone la separación de sus padres, teniendo en cuenta sus necesidades y que queden debidamente protegidos económica y emocionalmente.
         


MEDIACIÓN FAMILIAR
ASOCIACION
ABOGADOS POR LA MEDIACIÓN
Contacto dirección
Inicio
Equipo de mediación
Legislación
Enlaces
Esta web usa cookies propias y de terceros para facilitar tu navegación y de terceros derivadas de su uso en nuestra web, de medios sociales, así como para mejorar la usabilidad y temática de la misma. Los datos personales no son consultados.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
Caso práctico